Fallece destacado Publicista Coté Recart

Coté Recart, destacado en la publicidad nacional ha fallecido este lunes. Personaje muy querido por quienes lo rodearon en toda su trayectoria y lo destacan como un tremendo profesional, creativo, culto, con ideas frescas y que siempre buscaba dejar algo en cada persona que trabajó con él. Destacó en su paso (11 años) por J. Walter Thompson donde su talento y lucidez lo llevaron a ser Director Creativo General . Actualmente se desempeñaba como DGC en RPP.

Sus restos serán velados desde las 13:00 horas del viernes 23 de Septiembre en la Iglesia Anunciación (Pedro de Valdivia 1850, Providencia).

Sus funerales se realizarán el sábado 24 en el Cementerio Parque del Recuerdo, después de una misa que se oficiará a las 13:00 hrs. horas en la misma Iglesia.

 

A continuación las palabras  de quien compartió la vida con Cote.

Yo conocí a Cote hace 33 años (1983) era un hombre intenso, genial, encantador, seductor y muy inteligente que en ese tiempo trabajaba en una pequeña agencia de publicidad llamada Pogos. Siempre fue un apasionado de su trabajo que se llevaba a la casa y continuaba pensando e imaginando miles de posibilidades de presentar una idea, escribía guiones e inventaba nuevas propuestas de comerciales, en los tiempo que no había computación.

Debido a su dedicación y destacado trabajo en la primera agencia le ofrecieron que participara en Young & Rubicam, de ahí comenzó una meteórica carrera donde ganó múltiples premios. Entre tantos galardones nació nuestro primer hijo Eliodoro, músico, ambos estuvieron siempre vinculados y apoyándose. Al año siguiente ganó su primer León de Oro, de ahí en adelante su trabajo fue vertiginoso y ascendente, con mucha intensidad que fue como vivió toda su vida. En el año 2002 nos asociamos y creo su propia agencia Bread and Butter.

Desde ese momento hasta el día de su muerte Cote formó parte de la familia Roccatagliata siempre, acogido por mis  padres, mis hermanos y mi actual familia e hijos.

Sin duda dejo una huella imborrable en nuestras vidas.

Atentamente

Cecilia Roccatagliata B.